POVEDA DE LA SIERRA

Poveda de la Sierra es un municipio de España, situado en la provincia de Guadalajara, comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Tiene una superficie de 52,5 km² con una población de 180 habitantes y una densidad de 3,45 hab/km².


Poveda


HISTORIA

Las referencias más antiguas sobre Poveda de la Sierra se remiten a tiempos de la reconquista, cuando acercándose a su término el siglo XII estas tierras fueron cristianizadas por el rey castellano Alfonso VIII. Desde entonces la población formó parte del Común de Villa y Tierra de Cuenca, rigiéndose por su fuero.


En 1577 adquirió el privilegio de villazgo o carta de autonomía municipal, desvinculándose de la jurisdicción del Concejo de Cuenca. En 1591 su vencidario ascendía a 177 vecinos (cabezas de familia) y tres clérigos, siendo ya una población considerable. Sus anales recogen la pernocta de Felipe IV y su comitiva regia en julio de 1642, cuando se dirigían de Cuenca a Molina de Aragón. Aunque físicamente se encuadra en la Serranía de Cuenca, Poveda de la Sierra forma parte de la provincia de Guadalajara desde 1833 como consecuencia de la nueva división territorial y administrativa realizada en el país.


Aquí nació en 1916 el gran concertista y compositor de guitarra Segundo Pastor (Poveda de la Sierra, 1916 - Madrid, 1992). Otro hijo ilustre fue Pablo Arias Temprado, que nació entorno a 1620 y llegó a ser alcalde de Sevilla.


MONUMENTOS

La Iglesia parroquial se encuentra en el centro del pueblo y es el principal monumento de Poveda. De estilo rural del siglo XVI y reformada por dos veces durante el siglo XX, el antiguo edificio conserva la espadaña triangular que se levanta sobre el muro de poniente. El acceso se situa en el muro meridional y está protegido por un atrio porticado sobre pilares de madera. Dicha portada se forma por un arco semicircular, con tres arquivoltas baquetonadas, excepto la interna, que es un cancel arqueado. Cargan sobre una imposta que las separa de los capiteles, decorados con animales fantásticos de la mitología medieval, y con detalles vegetales.

La Iglesia

La Plaza Felipe Molina

También es importante la Plaza de Felipe Molina situada en la parte alta de la localidad, presidida por el olmo central y acompañada por la gran fuente de dos caños. Antiguamente se encontraba el Frontón, pero tras la reciente construcción de uno nuevo cubierto en las eras del pueblo, se derribó dando lugar a una ampliación de la misma.

Hay dos fuentes gemelas, una situada en la Plaza Felipe Molina, y otra en la calle Real. Ambas vierten agua proveniente del manantial de la Fuente la Carrera durante todos los días del año.

Fuente de la Plaza

La Ermita

La Ermita de nuestra Señora de los Remedios se encuentra en la entrada del pueblo y data de antes del siglo XVII.

En el año 2007 se incorporó la figura de un Ganchero en una de las entradas del pueblo, que hace honor al oficio de muchos povedanos durante siglos anteriores.

El Ganchero


Además durante estos último años se han reformado el antiguo Horno, dándo lugar a un merendero, el Paseo del Río, limpiando toda la zona y habilitándola para el uso peatonal, y el puente Canto, al cual se le han añadido unos focos que permiten contemplar su belleza durante la noche.


El Horno Puente Canto El Paseo del Río


FIESTAS

Las fiestas mayores de Poveda de la Sierra se celebran el 15 y 16 de agosto en honor de la Virgen de los Remedios y San Roque, con un interesante programa de actos en el que destaca la "Caridad" y el canto de jotas en el entorno y la puerta de la ermita, así como el concurso y degustación de la caldereta en la plaza mayor.


La Virgen de los Remedios


Adicionalmente, Poveda de la Sierra, junto con las localidades de Peralejos de las Truchas, Taravilla, Peñalén y Zaorejas, celebra la "Fiesta de los Gancheros", fiesta de gran prestigio y repercusión declarada de Interés Turístico Regional y Provincial por la JCCM y la Diputación Provincial que se ha convertido en la fiesta por excelencia del Alto Tajo. Tiene lugar el primer fin de semana de septiembre y en ella se recrea el duro oficio del traslado de los troncos río abajo llevados por la corriente del propio río Tajo por el que antiguamente eran conducidos hasta las serrerías de Aranjuez, cuyo trabajao se ve magistralmente reflejado por José Luis Sampedro en su novela "El río que nos lleva" y por José Luis Lindo en su extraordinario libro "Maderadas y Gancheros". La fiesta comienza con un pasacalles y degustación de alcarreño (aguardiente) y rosquillas seguida de la hecha y bajada de troncos, finalizando con la exhibición de oficios y jugos tradicionales, corte y pela de troncos. Un espectáculo en el que la tradición y el entorno natural se conjugan de manera excepcional.